sábado, 21 de noviembre de 2015

Película 371 # Año 13


¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Atención, Attention, Zhù yì, Attenzione, Achtung, Atençâo, Προσοχή, обращать внимание, الاهتمام!, 注意! !!!!!!!


¡Que vienen, que vienen!


POR RAZONES IMPUESTAS:
CAMBIO DE DÍAS Y DE HORA A PARTIR DE ESTA PELÍCULA (Miércoles y Jueves 20,30)
En la medida de lo posible, cuando existan copias dobladas, la versión original será los Miércoles y la versión en castellano los Jueves.

El Gran Hotel Budapest
(The Grand Budapest Hotel)

25 y 26 de Noviembre
Sala Avenida -Jaraíz-
20:30 Horas



 DIRECTOR

Wes Anderson

GUIÓN: Wes Anderson (Historia: Wes Anderson, Hugo Guinness)
MÚSICA: Alexandre Desplat
FOTOGRAFÍA:  Robert D. Yeoman 

REPARTO: Ralph Fiennes, Tony Revolori, Saoirse Ronan, Edward Norton, Jeff Goldblum, Jude Law, Willem Dafoe, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Mathieu Amalric, Jason Schwartzman, Tom Wilkinson, Larry Pine, Bill Murray, Léa Seydoux, Owen Wilson, Giselda Volodi, Florian Lukas, Karl Markovics, Wallace Wolodarsky, Bob Balaban, Volker Michalowski, Fisher Stevens, Waris Ahluwalia 

GÉNERO: Comedia. Aventuras | Años 30
DURACIÓN: 99 Min.
PAÍS: USA




SINOPSIS

Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras, entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado al que convierte en su protegido. La historia trata sobre el robo y la recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX.



¿Quién es quién?

Wes Anderson(Houston, USA, 1 de mayo de 1969), a quien no hace mucho tuvimos entre nosotros, Moonrise Kingdom, es un director considerado de culto por el personalísimo enfoque que da a sus cuentos/historias: anticonvencionalistas, de planos muy cuidados y milimetrados, con una sonrisa permanente ante los absurdos de la vida y una paleta de colores que convierten sus películas en una colección de hermosas postales. Por supuesto que, aunque sea un individuo tan original, ha tenido, según la web Intertextual, algunos mentores.Rosemary's Baby (La semilla del diablo)/Polanski-1968, El Ángel Exterminador/Luis Buñuel-1962, The Friends of Eddie Coyle (El Confidente)/Peter Yates-1973,  The Taking of Power by Louis XIV (La Toma del Poder por Parte de Luis XIV)/Roberto Rossellini-1966 y  Earrings of Madame de (Madame de ...)/Max Ophüls-1953. Las que, por orden de aparición, serían obras de la preferencia del esteta norteamericano; al que parecen no cobrar el cachet establecido sus actores, a juzgar por la cantidad de estrellas que alumbran sus proyectos .
Estas son las cinco películas, según dicha web, que os harán conocer un poco mejor a este excéntrico director.


A modo de recordatorio vamos a desgranar algunos de los nombres de actores que protagonizan El Gran Hotel Budapest y sus anteriores visitas al Cineclub: Ralph Fiennes (Escondidos en Brujas), Edward  Norton (Moonrise Kingdom), Jude Law, Willen Dafoe (Nymphomaniac 2, Anticristo, Manderlay..), F. Murray Abraham (A Propósito de Llewyn Davis), Adrien Brody, Tilda Swinton (Rompenieves, Moonrise Kingdom, Los Límites del Control, Quemar después de leer, Flores Rotas, El ladrón de orquídeas), Harvey Keitel, (El Congreso, Moonrise Kingdom), Mahieu Almaric (La Venus de las pieles), Jason Schwartzman (Simone, Moonrise Kingdom), Tom Wilkinson (El Escritor), Bill Murray (Moonrise Kingdom, Los Límites del Control, Flores Rotas) y Lea Seydoux (La Vida de Adèle, Malditos Bastardos)


Y me parece a mi
Viejas paredes empapapadas en nostalgia

Cuando te sientas a ver una película de Wes Anderson, has de tener claro que te vas a subir a otro mundo; debes revisar tus claves de lógica y comprensión de las cosas y cambiarlas; aflojar cualquier atadura convencional y estar dispuesto a admitir, sin vacilación, que una suerte de anárquica inocencia y ridícula maldad luchan por controlar los designios de los seres vivos, incluídas las mascotas. Has de engrasar debidamente esas ironías que fueron ágiles, y ahora chirrían, para ponerte a la altura de sus historias fantásticas. Debes relajarte para no sentir vértigos y mareos en el inmenso tobogán de los sueños, fabricado con todos los caramelos que no pudimos comer cuando niños y que desemboca en la triste realidad de los mayores. Y ya, en ese momento, remostado de personajes wesandersianos, es cuando te haces cómplice y empiezas a disfrutar. A mí me ha funcionado con El gran hotel Budapest, pero sé que algunos abandonan en la primera fase y acaban acusando al director de majadero, y están en su derecho; como dicen estarlo los aficionados al fútbol que pagan su entrada para poder meterse con el arbitro.

Este cuento de entreguerras que habla de una Europa amenazada, por los de siempre; de unos ricachones sin principios ni escrúpulos y de unos supervivientes ingeniosos, elegantes, cultos y con sensibilidad poética, es una delicatessen con aromáticas, coloristas y dulces volutas de días que no volverán; y que en los recuerdos de los narradores, se han ido soldando con ensoñaciones, fantasías y otras entrañables demencias sin las que la vida sería aún más absurda, más irreal y menos interesante. Porque, para mí, aquello que no está contaminado de humanidad, amor, humor, exageración y errores no merece ser contado.
Jaht
El G. H. Budapest fue visto por 21+18 = 39 espectadores
La nota media de los asistentes fue:7,70

1 comentario:

  1. Tomás Glez de Mera30/11/15 22:21

    Veo que siguen resistiendo, queridos amigos, aunque el hálito de las alimañas aún calienta sus cogotes. Admiro su apuesta empecinada por el CINE y les aplaudo en su lucha contra la mediocridad y el sinsentido. Lamento no poder ser, en estos momentos, de utilidad material (sé que la espiritual hace tiempo que perdió valor para ustedes y ni siquiera la consideran), pues desde el lugar en que me hallo no puedo hacer ejercicio alguno de generosidad. Me alegra, no obstante, poder establecer contacto a través de su blog y constatar que ese cálido cobertizo sigue siendo hospedería y hospital de aves menesterosas.

    Algún día les hablaré del porqué de mi situación actual; que como la del héroe del Gran Hotel Budapest es sumamente injusta. ¡Qué envidia me dió esa fuga perfecta de Gustave y sus compinches!
    Anoten mi dirección por si tienen a bien, en recuerdo de los viejos tiempos, mandarme alguna ayudita:

    Tomás Glez de Mera - Prisión Kresty - San Petersburgo - Rusia

    ResponderEliminar