lunes, 6 de enero de 2014

Película 323 # Año 11


Violeta se fue a los cielos
9 y 10 de Enero
Sala Avenida - Jaraíz
21 : 00 Horas


DIRECTOR

Andrés Wood

GUIÓN: Andrés Wood, Eliseo Altunaga, Guillermo Calderón, Rodrigo Bazaes

MÚSICA:  Violeta Parra, Ángel Parra, Chango Spasiuk, José Miguel Miranda, José Miguel Tobar

FOTOGRAFÍA: Miguel Joan Littin

REPARTO: Francisca Gavilán, Cristián Quevedo, Patricio Ossa, Thomas Durand, Luis Machín, Vanesa González

GÉNERO:   Drama | Biográfico. Música

PAÍS: Chile          DURACIÓN: 110 Min.



SINOPSIS

“Escribe como quieras, usa los ritmos que te salgan, prueba instrumentos diversos, siéntate al piano, destruye la métrica, grita en vez de cantar, sopla la guitarra y toca la corneta. Odia las matemáticas y ama los remolinos. La creación es un pájaro sin plan de vuelo, que jamás volará en línea recta” (Violeta Parra). Reconstrucción sin una línea cronológica del mundo interior de la artista chilena y de las personas que compartieron su vida, sus viajes, amores, sueños, frustraciones, ilusiones y miedos. 


Y me parece a mi:
Violeta Ausente

Sufrió el desequilibrio anárquico y el atractivo vértigo de los que vuelan, lo normal en las personas que caminan llevando entre sus bártulos la conciencia y el amor sin restricciones, ese que duele. Fue Violeta Parra: mujer sin complejos, libre y esforzada, tierna como la manteca y dura como el diamante (según tocara). Su vida, de la que ella misma decidió el "hasta cuando", agota en la sola enumeración de los hechos: viajes y estancias (Finlandia, Francia, URSS, Italia, Polonia, Bolivia, Argentina....), conciertos, recuperación de la memoria musical chilena (3.000 piezas), hombres amados, militancia política, la Carpa de la Reina (universidad del folclore), cerámicas, exposición de pinturas en el Louvre, hijos vivos y muertos, proyectos y más proyectos, orgullo de clase popular, intentos de suicidio, arpilleras, celebraciones familiares, radio y televisión, poesía que enraiza con la tierra a través de sus pies desnudos de medio india.....y todo a lo largo de unos eternos 49 años que enterró con polvo de pólvora.

Andrés Wood y sus tres co-guionistas han dibujado un lienzo con trozos de vida palpitante, apoyados en la inmensa memoria sembrada por la personalidad inquieta de una niña silvestre y soñadora que el tiempo convirtió en una gran dama campesina allá donde estuvo, y que a pesar de sus muchas ganas no consiguió morir; Violeta solo se ausentó un día de Febrero de hace cuarenta y siete años.
Jaht

¿Quién es quién?
Violeta del Carmen Parra Sandoval (1917-1967) no fue más que una folclorista chilena que logró trascender desde la humilde creación artística y convertirse en bandera para la mujer latinoamericana. Su gran mérito fue decir en cada momento aquello que pensaba y trabajar para ser escuchada, creándose, como no puede ser de otro modo, muchos admiradores y detractores. La verdad flota, y por eso cuando están próximos los cincuenta años de su desaparición se habla más de ella que de sus enemigos. Y como muestra una canción:

Yo canto a la diferencia

 Yo canto a la chillaneja
si tengo que decir algo.
Y no tomo la guitarra
por conseguir un aplauso.
Yo canto la diferencia
que hay de lo cierto a lo falso,
De lo contrario, no canto.

Les voy a hablar en seguida
de un caso muy alarmante:
Atención al auditorio
que va a tragarse el purgante,
ahora que celebramos
el dieciocho más galante
la bandera es un calmante.

Yo paso el mes de septiembre
con el corazón crecido
de pena y de sufrimiento
del ver mi pueblo afligido.
El pueblo amando a la Patria
y tan mal correspondido.
El emblema por testigo.

En comandos importantes,
juramento a la bandera.
Sus palabras me repican
de tricolor las cadenas,
con alguaciles armados
en plazas y en alamedas
y al frente de las iglesias.

Los ángeles de la guarda
vinieron de otro planeta.
¿Por qué su mirada turbia,
su sangre de mala fiesta?
Profanos suenan tambores,
clarines y bayonetas.
Dolorosa la retreta.

Afirmo, señor Ministro,
que se murió la verdad.
Hoy día se jura en falso
por puro gusto, no más.
Engañan al inocente
sin ni una necesidad.
Y arriba la libertad.

Ahí pasa el señor Vicario
con su palabra bendita.
¿Podría, su Santidad,
oírme una palabrita?
Los niños andan con hambre,
les dan una medallita,
o bien una banderita.

Por eso, su Señoría,
dice el sabio Salomón,
hay descontento en el cielo,
en Chuqui y en Concepción.
Ya no florece el copihue
y no canta el picaflor.
Centenario de dolor.

Un caballero pudiente
agudo como un puñal,
me mira con la mirada
de un poderoso volcán
y con relámpagos de oro
desliza su Cadillac.
¡Y viva la libertad!


De arriba alumbra la luna
con tan amarga verdad
la vivienda de la Luisa
que espera maternidad.
Sus gritos llegan al cielo.
Nadie la habrá de escuchar
en la Fiesta Nacional.

La Luisa no tiene casa,
ni una vela, ni un pañal.
El niño nació en las manos
de la que cantando está.
Por un reguero de sangre
mañana irá el Cadillac.
¡Y viva la libertad!

La fecha más resaltante,
la bandera va a flamear.
La Luisa no tiene casa,
La parada militar.
Y si va al parque la Luisa
¿Adónde va a regresar?
Cueca amarga militar.

Yo soy a la chillaneja,
señores, para cantar.
Si yo levanto mi grito
no es tan sólo por gritar.
Perdóneme el auditorio
si ofende mi claridad.
Cueca larga militar.

Andrés Wood Montt (Santiago, 1965) es un director de cine chileno perteneciente a la influyente familia Montt que partiendo de la masonería en los inicios del siglo XVIII ha dado a Chile importantes académicos y políticos (tres presidentes de gobierno entre ellos). Es, además de realizador, guionista y productor de algunos de sus films. Su trayectoria cinematográfica empezó con Historias de fútbol en 1997, a la que siguieron: El desquite, La fiebre del loco, Machuca, La buena vida y algunos trabajos para la televisión chilena.



Notas del Avefría


En la película de Andrés Wood las canciones de  Violeta Parra, están interpretadas por la propia Francisca Gavilán, la actriz protagonista que da vida a Violeta.
La música envuelve la película de tal modo que a ratos la cinta puede  parecer una especie de largo videoclip sobre temas de Violeta Parra.  Sin embargo al tratarse de canciones tan excepcionales, interpretadas de manera exquisita y con una magnífica puesta en escena, esta particularidad, lejos de transformarse en un defecto se convierte en uno de los puntos sobresalientes de la realización. 
Las canciones de Violeta Parra, de aparente sencillez, consiguen, sin embargo, emocionar y enternecer. La  interpretación de "El gavilán", al término de la película alcanza un final  sobrecogedor.

"Gracias a la vida" por Francisca Gavilán
Violeta se fue a los cielos fue vista por 73 espectadores
La nota media de esta película, según puntuación de nuestros seguidores, fue:6,60

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada