viernes, 4 de diciembre de 2015

Película 373 # Año 13



Un Día Perfecto
(A Perfect Day)
9 y 10 de Diciembre
Sala Avenida -Jaraíz-
20:30 Horas

DIRECTOR

Fernando León de Aranoa

GUIÓN: Fernando León de Aranoa (Novela: Paula Farias)

 MÚSICA: Arnau Bataller

FOTOGRAFÍA:  Alex Catalán

REPARTO: Tim Robbins, Benicio del Toro, Olga Kurylenko, Mélanie Thierry, Fedja Stukan, Eldar Residovic, Sergi López  

GÉNERO: Comedia. Drama | Comedia dramática. Road Movie. Guerra de Yugoslavia 

DURACIÓN: 106 Min.

PAÏS: España


SINOPSIS

En una zona en guerra, en la que los cascos de las Naciones Unidas tratan de controlar la situación, varios personajes viven sus propios conflictos; Sophie (Mélanie Thierry) quiere ayudar a la gente, Mambrú (Benicio del Toro) quiere volver a casa, y Katya (Olga Kurylenko) quiso una vez a Mambrú. Por su parte Damir (Fedja Stukan) quiere que la guerra termine, Nikola (Eldar Residovic) quiere un balón de fútbol, y B (Tim Robbins) no sabe lo que quiere. Un grupo de cooperantes trata de sacar un cadáver de un pozo en una zona de conflicto. Alguien lo ha tirado dentro para corromper el agua y dejar sin abastecimiento a las poblaciones cercanas. Pero la tarea más simple se convierte aquí en una misión imposible, en la que el verdadero enemigo quizá sea la irracionalidad. Los cooperantes recorren el delirante paisaje bélico tratando de resolver la situación, como cobayas en un laberinto.




¿Quién es quién? 

Fernando León de Aranoa es, además de un escritor, dibujante e ilustrador madrileño de 47 años, uno de los grandes del cine español: director, guionista, y documentalista. También hizo cosas para televisión: Turno de oficio, Un, dos, tres e incluso algunos guiones para Martes y Trece; para que aquellos que se ríen cuando yo hablo del estilo socarrón y sardónico de un hombre tan serio, sepan que no ando tan descaminado. Nuestro Fernando es el padre de cosas tan bonitas, reales y duras como: Familia (1996), Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Princesas (2005) y Amador (2010) que hace cinco años tuvimos el honor de pasar por nuestro cineclub. En el campo de los documentales escribió, en 1997, el guión de La espalda del mundo(Javier Corcuera); y realizó: Caminantes (2001); colaborando en Izbieglize (1994) y en Invisibles (Buenas noches, Ouma) (2007).


El que escribe y su mejor amiga (la abuela Rocío), tuvieron la suerte de conocerle personalmente en la Seminci del 2011 y compartir con él unos minutos en una esquina de la barra del bar del Hotel Olid. León de Aranoa bebía agua y nosotros café y se mostró en todo momento afable e incluso interesado. Le dijimos que la temporada 8ª del Gallinero la habíamos iniciado con una de sus películas (Amador), que intentábamos sobrevivir con cine de autor en un pueblecito extremeño y que nos gustaba lo que hacía. Nos agradeció las deferencia y deseó larga vida al Cineclub, desde una calmosa y discreta soledad, y una timidez propia del que está convencido de que no hace nada extraordinario.

Tim Robbins, California 1958, es la tercera vez que nos visita, ya lo hizo con la película de ciencia ficción de Winterbottom: Código 46, allá por el 2006, 3ª temporada; y con la inolvidable película de Isabel Coixet: La vida secreta de las palabras.

Benicio Monserrate Rafael del Toro Sánchez, San Juan de Puerto Rico, 1967; no le olvidamos por su caracterización de Ernesto Guevara en  Che: Guerrilla y Che: El argentino.

Y los más atentos de nuestra Asociación recordarán a Sergi López (Villanueva y Geltrú - 1965 -) en: Mapa de los sonidos de Tokio, Pa Negre y El Niño



Y me parece a mi
Lo siento Borges, la lluvia es algo que no solo sucede en el pasado

¿Qué deberían hacer los Fernando León de Aranoa de la vida para convencer a los sesudos críticos de que su cine es más que válido, incluso necesario? ¿Cómo decir a estos señores que cobran por decir lo que piensan (¡de acuerdo, es su trabajo!) que retratar la realidad no es ni tendencioso, ni demagógico... y que es bastante más rentable servir al engaño, la manipulación, la versión oficial y el atontamiento general, que a otros tipos de testimonios diferentes: más humanos, sinceros y menos remunerados? ¿Cómo no rebajar la supuesta honesta intencionalidad del que escribe para un medio sostenido por el capital y las multinacionales, cuando el mensaje de la película puede ser claramente hostil para con estos patrocinadores de guerras y neoliberalismos?

No, ya se sabe, el cine social (Agnès Varda, Ken Loach, Hnos Dardenne, Guediguian, Aranoa, Bollaín...) está enfermo de naturalidad, dicen algunos expertos; y en el "séptimo arte", proclaman ufanos, han de prevalecer: la fantasía (alcanzar las cosas solo con la imaginación), lo increíble (los que invaden son los buenos), la ciencia-ficción (puedes mentir sin ponerte colorado), la diversión (efectos especiales y porno) ...... Y todo para dar la razón a la industria y a los poderosos; porque mal les iría, a los unos y a los otros, si la gente, sorda a sus recomendaciones, demandara otro tipo de entretenimiento en el que la conciencia y la memoria ocuparan el lugar preeminente que les corresponde.

Basándose en la novela de Paula Farias, Fernando León y Diego Farias, relatan 24 horas de la vida de unos cooperantes en cualquier lugar de guerra, aunque esta parece reconocible. Horas de sesenta vivencias y tres mil seiscientos ratos de respiración contenida. Horas intensas y a la vez horas perdidas. Allí, donde la vida no vale nada, la burocrática maquinaria destructiva, de la que dependen tantas empresas de paz y de armamento, no se detiene, en su afán de alargar el conflicto y, por tanto, el negocio.

Dice alguno de los "cítricos" que el sentido del humor es tan sutil en la cinta, que es prácticamente invisible e inservible; yo en cambio pienso que lo que cala precisamente, lo que impregna, es lo fino, la lluvia hecha polvo, duradera, persistente y purificadora; la que devuelve el brillo a los campos polvorientos y termina por llenar los pozos.

El cine social, ya lo he dicho en alguna otra ocasión, tiene a su favor la verdad, que es un componente que hace a la obra duradera y apreciada con el paso del tiempo; al contrario de la mayoría del cine comercial que es tan solo un producto de consumo inmediato y, por tanto, de inmediata evacuación.

Sí, yo soy un raro de los que entra en salas semivacías, cuando los otros hacen largas colas para ver la entrega decimoséptima de alguna exitosa saga; ¡a mucha honra!

                                                                                                                                         Jaht
Un día perfecto fue vista por 42 espectadores.   
La nota media, según los seguidores del Gallinero, fue de:6,60

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada